Facebook

“Permitir que el PRI siga en el Gobierno es traición a la patria”: Enrique Alfaro

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.



Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
   
DEBEMOS ELIMINAR LAS PENSIONES MILLONARIAS A LOS EXPRESIDENTES DE MÉXICO, APOYANOS CON "UN ME GUSTA"
 
Enrique Alfaro conoce bien la fuerza del discurso antisistema. Este político conquistó en 2015 la alcaldía de Guadalajara, una de las tres ciudades más importantes de México, impulsado por un movimiento que rechazaba a los partidos políticos. 

Su triunfo, junto al del independiente Jaime Rodríguez Calderón El Bronco , en Nuevo León, marcó un parteaguas en el sistema político mexicano. Para 2018, Alfaro hace un llamado a construir una “tercera alternativa” que contraste con los dos grandes proyectos que se disputan las presidenciales del próximo año: el PRI y el movimiento de Andrés Manuel López Obrador. “México ya no aguanta más de lo mismo. 

Tenemos que construir algo distinto, un proyecto de refundación nacional donde hagamos coincidir a actores políticos que hoy parecen antagónicos”.

 La ruta de Alfaro incluye una gran coalición de los grandes partidos de la oposición —el PAN y el PRD— unidos a otras fuerzas en torno a un programa de Gobierno y de principios. 

“Creo que debería ser una agenda de libertades, de igualdad, de respeto a los derechos de todos y un planteamiento que supere dogmas y que entre de fondo a los problemas del país”.



Anuncios 

  “México ha estado durante mucho tiempo al servicio de los partidos. Ha llegado el momento de que los políticos se pongan al servicio de México”, señala el alcalde de 43 años. Alfaro imagina esta gran coalición liderada por un candidato “capaz de dignificar la política”.

 “Es momento de que los políticos entiendan el nivel de cansancio que tiene la gente”, afirma este ingeniero civil con una maestría en urbanismo. Alfaro desea reeditar nacionalmente el modelo local que lo catapultó al poder.

 El hoy alcalde utilizó a Movimiento Ciudadano, un partido minoritario de izquierdas, como vehículo electoral. 

En 2012 buscó el Gobierno de Jalisco, pero perdió a manos del aspirante del PRI, Aristóteles Sandoval. 

En 2015, sin embargo, ganó la alcaldía con un triunfo aplastante con un mensaje ciudadano ligeramente escorado a la izquierda. Su fuerza en la región se caracteriza por oponerse tajantemente a los grupos de facto que han controlado al estado, entre ellos el que domina a la Universidad de Guadalajara.

 Anuncios
El alcalde de la capital de Jalisco descarta ser quien lidere esta tercera alternativa. Alfaro prepara su segundo asalto a la gubernatura. 

Parte como el rival a vencer rumbo a las elecciones de junio de 2018 a pesar de que su gestión no ha estado libre de polémicas. Sus adversarios trataron de vincular su Administración al narcotráfico cuando hallaron al hijo de un capo trabajando para la alcaldía. No obstante, su capital político representa un potente fenómeno local que puede reunir 1.5 millones de votos en Jalisco y hasta 2.5 millones si se suman estados donde tiene influencia: Colima, Sinaloa, Sonora, Nayarit. 

Este respaldo hace muy apetitosa su oferta rumbo a las presidenciales. El proyecto nacional que Alfaro impulsa planea llenar el centro político y alejarse de la izquierda, un sector que López Obrador ha monopolizado desde 2006. 

“En esa cancha él tiene una fuerza innegable y si quieres contrastar no puedes plantear lo mismo. Necesitamos un proyecto antisistémico que parta de reconocer que el país tiene instituciones que funcionan. La apuesta de dinamitar todo no lleva a nada bueno”.

Con información de internacional.elpais.com

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario