EPN invierte 60 mil millones de pesos en propaganda, telefonía y asesoría, dejando sin universidad a 500 mil jóvenes anuales.


Foto de Internet
 
En las instalaciones de la Cámara de Diputados, acompañado de una decena de jóvenes rechazados de instituciones de educación pública y de 14 diputados federales del PRD; Sergio Leyva Ramírez, Secretario Nacional de las Juventudes del Partido del Sol Azteca, ofreció una conferencia de prensa junto con Alí Melchor, Comisionado Nacional de las Juventudes del Partido; Oscar Camaril, Secretario Estatal de Jóvenes en Morelos y el joven Abrahán Rojas, asesor técnico. 

 Leyva Ramírez aseguró que como nunca antes, en la discusión del presupuesto de la Federación 2017 se están anunciado recortes a diferentes rubros, entre ellos los más importantes que tienen que ver con la consolidación de derechos sociales, como el de educación. Reprochó que cada año en México no se contabilizan cuántos jóvenes son rechazadas y rechazados de las 900 instituciones de educación superior en México. 

“Sin embargo, a través de la ANUIES y dando un seguimiento puntual solamente a los registros, nuestro asesor técnico (Abrahán Rojas), calculó a través de mil 200 solicitudes de Transparencia y Acceso a la Información Pública que hicimos las juventudes de izquierda, que son cerca de 500 mil jóvenes que no encuentran cada año un lugar en una institución de educación superior pública en México”. 

 Es decir, subrayó, la aspiración de esos 500 mil jóvenes es estudiar en una universidad pública, pero el Estado no tiene la infraestructura ni el financiamiento para aceptarlos en sus aulas, “no porque no hayan acreditado el examen de admisión, sino porque la universidad no tiene el presupuesto suficiente para aceptarlos”.

Anuncios.

Consideró que esos jóvenes van a tener que trasladarse a una institución de educación privada o simplemente van a dejar de estudiar. 

 Por eso, dijo Leyva Ramírez, “las juventudes de izquierda inscribimos, a través del portal de transparencia, a partir de enero de este año, mil 200 preguntas al gobierno federal, para preguntarle en qué estaban gastando el dinero. Y descubrimos que hay un boquete de 60 mil millones de pesos, que se destina a propaganda o comunicación social, a blancos y manteles, a telefonía celular y asesoría”. 

 “Si nosotros pudiéramos reorientar de esos 60 mil millones de pesos, simplemente 21 mil, con eso se garantizaría la educación para 290 mil jóvenes en todo el país. En México cada estudiante nos cuesta 72 mil pesos. Y la verdad es que las universidades no los están aceptando porque no están recibiendo mayores recursos. Si nosotros analizamos en los últimos tres presupuestos de la Federación, el presupuesto educativo crece seis por ciento, mientras que estos cuatro gastos que estoy señalando de la burocracia del gobierno federal suben alrededor del 26 por ciento”, puntualizó el dirigente juvenil en base al análisis del material que obtuvieron del propio gobierno federal.

 Es decir, explica, mientras la burocracia gasta 26% más, la educación está creciendo solo el seis por ciento. Así, dijo no se puede construir un país con principio de equidad, de inclusión social, si se destina el dinero en lujos de políticos de la burocracia en lugar de destinarlo a las demandas de educación de las juventudes.

Anuncios.
Es por eso, remarcó, que las juventudes de izquierda hicieron el citado análisis y estudio del presupuesto federal, a fin de hacerlo público y entregarlo a la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados; “se lo entregaremos a la Comisión de Educación; se lo entregaremos a la Comisión de Transparencia y Anticorrupción y a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados”. 

 Consideró urgente que los políticos empiecen a pensar más en las próximas generaciones, y no en los próximos presupuestos inmediatos para tener más servicios de cafetería; viajes con boleto de avión en primera clase, blancos y manteles, publicidad oficial, asesoría pagada. 

“Ese dinero tiene que estar en las universidades para poder garantizarle educación a cerca de 500 mil rechazadas y rechazados y, como les dije, la SEP ni Aurelio Nuño, no saben al día de hoy cuántos son los rechazados porque ni siquiera los contabilizan como folio y menos como personas”, reprochó Leyva Ramírez. 

 Ante esta situación y para finalizar la conferencia de prensa, pidió primero a la SEP que cuente a los rechazados; segundo, que la Cámara de Diputados rectifique en la discusión del Presupuesto estas diferentes partidas que ellos señalan de manera puntual en la investigación, y que se pueda hacer una discusión nacional junto con la comunidad universitaria y los rectores, de cuánto es el dinero que están requiriendo las universidades para no dejar a nadie fuera.

Con informacion de activista

Anuncios.



 

 Si piensas que la primera dama es una vergüenza para el país, te invito veas este vídeos y lo puedas compartir, es sumamente importante difundir este material.
Comparte en Google Plus

About

1 comentarios:

  1. Pues ¿qué podría comentar que ustedes no hayan comentado ? Creo que la parte más fregada de nuestro país son los estudiantes pobres y que no pueden acceder a la Educación mientras 60 mil millones de pesos se desparraman a lo puro bruto en otras áreas donde no hacen falta... Pero todo se lo debemos a nuestro manager que no conoce de Administración Pública y que no es más que un pobre saltimbanqui que ya ni siquiera da maromas de ahogado para salvarse de la próxima debacle a la que va a llevar a este atribulado país... ¡Qué Dios nos agarre confesados!

    ResponderEliminar