Facebook

Piden realizar "evaluación obligatoria" a gobernadores, diputados y presidentes, sino deberán renunciar

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
   
 La nueva Reforma Política ya contempla la reelección; ahí se estableció que los senadores podrán ser electos hasta por dos periodos consecutivos y los diputados al Congreso de la Unión hasta por cuatro periodos consecutivos; diputados después de 2015 y senadores electos a partir de 2018; las Constituciones de los estados deberán permitir la posible reelección de alcaldes, regidores y síndicos.

 Un poco por esta realidad política y otro tanto por la polarizada percepción que existe del trabajo de los políticos (son buenos o malos -sin matices), ayer en estas páginas Luis Petersen lanzó una provocativa convocatoria sobre cómo podemos evaluar, con justicia y precisión, el trabajo político de legisladores y gobernantes. 

 Nada más difícil, estimado lector, que hacer este tipo de evaluación porque ni gobernantes ni legisladores desean que se les observe con lupa; no es gratuito que México ocupe el lugar 106, de 177 naciones, en percepción de corrupción según los medidores de Transparencia Internacional, es decir, a nuestros gobiernos no les gusta la transparencia y por eso es muy difícil hacer una evaluación justa de su trabajo.



Anuncios 

  Una de las principales funciones del servidor público, y de las más delicadas, es aplicar un presupuesto, de manera que saber si se aplicó correctamente o conocer la efectividad en su aplicación son asuntos muy importantes. 

 La asociación México Evalúa, Centro de Análisis de Políticas Públicas, realizó un minucioso estudio este año sobre la forma en que se maneja el gasto público en nuestro país; se encuentra publicado con el nombre “Descifrando la caja negra del gasto”.

 “En México, el presupuesto es una caja negra. Se gasta más de lo que se aprueba, se gasta diferente y no existen mecanismos de transparencia y rendición de cuentas suficientes”, afirma México Evalúa.

 Y se mencionan cinco puntos rojos: los presupuestos no son realistas, las ampliaciones (muy frecuentes) se destinan al cajón de ramos generales, el cálculo de los ingresos tampoco es realista (hay excedentes), no se explica bien a qué se asignan los excedentes, y el control y contrapeso legislativo es débil en el gasto. 

 Para hacer una evaluación correcta de los gobernantes, amigo lector, es necesario que usted y yo podamos realizar una fiscalización de su trabajo. Y para eso se supone que están las Auditorías Superiores.

 Anuncios
El problema es que no han funcionado, no han logrado consolidarse como un verdadero contrapeso al gobierno, ya sea por falta de recursos o complicidad, o porque los ciudadanos no prestamos atención, y en esto insiste mucho en su último estudio el Instituto Mexicano para la Competitividad AC. 

 “La rendición de cuentas de los gobiernos subnacionales sigue siendo una agenda pendiente. Los constantes escándalos de endeudamiento y malversación de fondos en las entidades federativas evidencian la necesidad de fortalecer las instituciones responsables de vigilar el ejercicio de los recursos públicos en este nivel de gobierno”, señala el estudio más reciente. 

 El trabajo legislativo también es poco transparente, y así no lo hace saber Fundar, Centro de Análisis e Investigación, que en el 2012 publicó la Primera Edición de los Resultados para México del Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa, donde México sacó entre 6 y 7 de calificación, sin duda un resultado mediocre. 

 En suma, para evaluar políticos es importante conocer más allá de la publicidad o el golpeo político; es importante tener un retrato fiel de la realidad y para eso necesitamos transparencia y rendición de cuentas. O usted ¿qué opina?

Con información de somosanonymous.com

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario