Rosario Robles, la secretaria mejor pagada del gabinete de Peña Nieto

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui

 
La titular de la Sedatu gana más que cualquiera de los demás integrantes del gabinete presidencial, mientras que la dependencia a su cargo está rodeada de malos resultados y gastos no comprobados Rosario Robles Berlanga, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), es la integrante más cara del gabinete presidencial. Su sueldo oficial, descontando todas sus prestaciones de ley, es de 147 mil 265 pesos brutos, independientemente de las prestaciones esporádicas como la prima vacacional, gratificaciones o su aguinaldo. 

Sin embargo, desde que el presidente Peña Nieto la integró a su gabinete, en 2015, le fue asignado un sueldo que rondaría los 205 mil 847 pesos. Tomando en cuenta que en México todas las personas reciben dos salarios mínimos todos los días del año, recibiría 4 mil 800 pesos al mes, con esto un mexicano tendría que trabajar 43 meses completos para ganar lo que Rosario Robles recibe en un mes, igual a trabajar 344 horas cada día durante 30 días seguidos. ¿Cómo llegó a ser la funcionaria mejor pagada del equipo de EPN? Actualmente, Robles Berlanga tiene a su cargo la Sedatu, dependencia federal dedicada al desarrollo de las ciudades, viviendas, terrenos y las áreas naturales protegidas, la cual fue creada apenas en 2013 y por donde ya han pasado tres secretarios.

 Vale la pena recordar que ella fue una de las fundadoras del PRD en 1989, donde ocupó los cargos de consejera nacional; secretaria de Movimientos Sociales del CEN; secretaria de Organización; hasta que en 1999 fue nombrada como Jefa de Gobierno ante el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), en sustitución de Cuauhtémoc Cárdenas, quien buscaría la presidencia de la República. Pese a ello, durante el poco tiempo que estuvo al frente del gobierno capitalino no brilló en el plano mediático sino hasta el año 2002, cuando ocupó la presidencia nacional del PRD, partido al cual renunció en 2004 luego de involucrarse sentimental y profesionalmente con el empresario argentino Carlos Ahumada. 

 Este empresario fue famoso por dos cosas: por aparecer en videos con René Bejarano, entonces presidente de la ALDF, a quien le entrega miles de dólares. Además de ello, demandó al PRD por haberle prestado 200 millones de pesos para hacerle un pago a Televisa, y al no ver su dinero de regreso, decidió demandarlos, aunque hasta 2014.



Anuncios 


 En dicho año, el presidente Peña Nieto ya la había incluido en su equipo de trabajo en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), lugar de donde la removió debido a los pésimos resultados que la dependencia comenzó a entregar. De acuerdo con el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), durante la administración de Robles frente a la Sedesol, dos millones de mexicanos cayeron en la pobreza, al llegar a 55 millones 300 mil personas. 

 Por si fuera poco, también llevó al fracaso la Cruzada Nacional Contra el Hambre, eje central dentro de la política social del gobierno de Peña, ya que según el Coneval 28 millones de mexicanos no tenían acceso a una alimentación adecuada a finales de 2014, 600 mil personas más que al principio de su gobierno, en 2012. Robles, acorralada ante sus propios resultados, intentó crear una imagen positiva de la dependencia mediante campañas publicitarias, para lo cual gastó 793 millones de pesos en mil 310 contratos llevados a cabo entre el 5 de marzo de 2013 y el 25 de agosto de 2015, donde una de las empresas favoritas para promocionar la cruzada fueron Televisa y TV Azteca.

 Anuncios
Tras su cambio a la Sedatu, su actual trabajo, Robles Berlanga también se dedicó a gastar excesivamente en publicidad oficial. Cuando recién fue creada, la dependencia gastaba un promedio de 3 millones de pesos al año, sin embargo, a los dos primeros meses de la llegada de Robles, ya se habían destinado 77 millones 404 mil pesos, de acuerdo a lo publicado por el periodista Mathieu Tourliere en el semanario Proceso.

 Este mismo periodista, quien le ha dado seguimiento al trabajo de Berlanga, reportó en julio pasado que la Sedatu gastó en un año más de 500 millones de pesos para pagarle a “asesores”, en donde están extrabajadores suyos de la Sedesol, militantes priistas o incluso amigos.

 Pese a que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto está próximo a terminarse, los escándalos de Robles parecen no tener fin. Tan solo el martes pasado, el portal de noticias Animal Político publicó que la Auditoría Superior de la Federación detectó que la Sedatu no ha comprobado en qué gastó 6 mil millones de pesos, supuestamente aplicados a la construcción de viviendas en zonas marginadas. Con todos estos “logros” en su camino, todo parece indicar que Robles llegará al final de la actual administración gozando el mejor sueldo del gabinete, bajo señalamientos de la ASF y con las peores cifras de la dependencia a su cargo desde su creación.

Con información de www.mientrastantoenmexico.mx

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario