Escándalo: alcalde de Cozumel heredaría la silla a su esposa


Foto de Internet

  Dale me gusta

Aunque parezca esto en tono de broma, en el estado de Quintana Roo se podría vivir una escena digna de los retrógradas gobiernos monárquicos de la edad media en los que el trono se cedía por derecho familiar, si acaso la recién ungida precandidata del PRI a la presidencia municipal de esa politizada ínsula, Gina Ruiz de Marrufo, logra retener la alcaldía para el Tricolor. 

 No existen antecedentes en la historia de Quintana Roo de un hecho similar, de que un presidente municipal ceda la estafeta del gobierno a su cónyuge, pues a todas luces esto constituye una aberración de la democracia.

Anuncios

En otras circunstancias, Gina Ruiz sería una candidata inobjetable debido a que goza de buena imagen y sin duda es un cuadro femenino muy competitivo, pero lo cuestionable es que de ganar, el poder quedaría en las manos de la misma familia por dos períodos consecutivos, sin soslayar que en el 2018 podría intentar reelegirse gracias a las nuevas leyes electorales. 

 La virtual candidatura de Gina Ruiz es una perversidad política, pues no se trata solo de una posible extensión gubernamental para Fredy Marrufo, cuestionado político con turbios antecedentes en el manejo de las finanzas públicas que alguna vez tuvo sueños de llegar a la gubernatura, sino que es evidente que los recursos con los que cuenta el Ayuntamiento cozumeleño, al mando de su esposo, estarán a su favor.

Anuncios

¡No se vale!, dirían los niños de la cuadra ante la mano negra del actual alcalde, cuya “operación” fue fundamental para que su mujer se convirtiera en candidata, a pesar de que esta simple acción daña la imagen del partido y le dificulta el triunfo. 

 Fredy Marrufo y Gina Ruiz pretenden crear una dinastía en el gobierno municipal basada en el “linaje” y seguirse sirviendo con la cuchara grande, intento que puede ser castigado en las urnas por los propios cozumeleños.

Anuncios
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada