Facebook

Policía de Michoacán le disparó a un niño y lo remató mientras se arrastraba para salvarse.

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui

 
El menor Luis Gustavo Hernández Cohenete salió de la escuela rumbo a su casa. Sin embargo, ese día le tocaría librar a los más de 700 policías estatales que habían irrumpido sin mediar diálogo a Arantepacua, Michoacán. 

 Con miedo, porque los elementos ya se encontraban invadiendo casas, golpeando y disparando en contra de la población, apresuró el paso, pero eso no fue suficiente cuando le dieron alcance. Le dispararon por la espalda, como a otras tres víctimas. 

 En aquel momento, mientras la violencia se desarrollaba dentro y en los alrededores de la comunidad, el maestro Francisco Hernández, se encontraba apoyado la manifestación. Y comenta a Revolución TRESPUNTOCERO que en ningún momento la policía se acercó a dialogar, como lo indica el protocolo en este tipo de casos.

 “Llegaron y de inmediato comenzaron los empujones, comenzaron a disparar. Muchas veces los policías vienen con sus escudos y macanas, pero esta vez los más de 700 elementos venían armados y todos disparaban. 

A mí me mataron a mi sobrino, quien era como un hijo para mí. A Luis Gustavo lo mató un grupo de policías que se burlaron de él al momento de su muerte”.



Anuncios 
  Francisco ya estaba enterado que había muertos y heridos y aunque le avisaron que su sobrino Luis Gustavo se encontraba dentro de los fallecidos no podía creerlo. Hasta que lo vio con un impacto de bala en la espalda.

 “Después del disparo Luis Gustavo todavía se estaba arrastrando. Seguía luchando por su vida y llegaron los policías y le dieron el tiro de gracia. También tenía fuertes golpes, según la doctora que lo revisó cuando él ya se encontraba muerto.

 No le dejaron de dar patadas en distintas partes”, asevera Francisco. A Luis Gustavo lo encontraron alejado de la comunidad, ya que como gran parte de los pobladores intentó huir a los cerros para poder resguardarse. 

Sin embargo lo alcanzaron. “Nosotros tenemos coraje contra los policías, contra el gobierno por el asesinato de mi sobrino quien era estudiante, no era un delincuente y venía de la escuela. 

Esto nunca lo vamos a superar”, añade Francisco.

 Anuncios
Para los familiares de las cuatro víctimas de ejecución extrajudicial perpetrada por la policía del perredista Silvano Aureoles, exigir justicia y ejercer su libertad de expresión y manifestación no es irrumpir ni molestar a las autoridades que no solamente no les han dado respuesta alguna ante las ejecuciones, sino que las han mantenido en silencio, a casi cuatro meses de los hechos.
 La semana pasada pobladores de Aratepacua, no irrumpieron como se mencionó en medios (aclara Simón Jiménez Morales, Representante de bienes comunales), “ejercimos nuestra libertad de expresarnos para pedir justicia, la que se nos ha negado”, explica a Revolución TRESPUNTOCERO.

 En el acto, donde se encontraba presente el secretario de Seguridad Pública, Juan Bernardo Corona Martínez, pidieron la renuncia del mismo, por lo ocurrido en abril pasado cuando elementos policiacos entraron a la comunidad de forma violenta y asesinaron a cuatro personas, todas ellas con tiros por la espalda. 

 A inicios de abril pasado, un grupo de aproximadamente 40 habitantes viajaron a Morelia para sostener pláticas con autoridades, con el fin de mantener la paz y respetar los acuerdos firmados con la población de Capácuaro. Ahí consiguieron un acuerdo.

Con información de Revolucion 3.0

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario