¿La pena de muerte reduciría los secuestros y las violaciones en México?

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
    
En la última década, el crimen organizado en México ha incrementado notablemente, siendo éste cada vez más violento, creando con ello un ambiente de inseguridad en la población civil, la cual se ve afectada por el aumento en la comisión de delitos que atentan contra la vida y la libertad, como el secuestro y el homicidio. 

 Los instrumentos jurídicos de los que se sirve el sistema mexicano no sólo resultan insuficientes en el ámbito de su aplicación para combatir al crimen organizado, sino que sumados a los problemas contraídos por la corrupción y la falta de profesionalismo por parte de las fuerzas de seguridad pública, nos están inclinando hacia un posible Estado policiaco, en el que la población civil no sólo teme del crimen organizado, sino también de los constantes abusos por parte de la autoridad, en los cuales en la mayoría de los casos son permitidos debido al temor inminente que nos acontece. 

 La pena de muerte ha sido un tema muy controversial en México y en el mundo, especialmente en la actualidad. Estamos viviendo un momento de crisis económica y de inseguridad. 

México se caracterizó por la aplicación de la pena de muerte desde la existencia humana, era uno de los castigos por no cumplir con las reglas establecidas en la sociedad, tiempo después fue contemplada en nuestra constitución vigente únicamente para ciertos casos en específico hasta la reforma realizada en 2008 y por último la reciente reforma y la más trascendental en derechos humanos.



Anuncios 

  Algunos partidos políticos han considerado a la pena de muerte como la solución a la comisión de delitos, sus argumentos a favor de la misma están basados en el temor que se le pueda causar al delincuente que incurre en este tipo de delitos.

 Sin embargo, es importarte hacer una objetiva comparación con nuestro país vecino Estados Unidos de América, que como sabemos es uno de los países que más influencia tiene sobre México. Este país ha aplicado la pena de muerte desde tiempos de las colonias. 

 Diversas organizaciones como Amnistía Internacional, Derechos Humanos, entre otras, se han dedicado a realizar estudios relacionados con la eficacia de la pena de muerte y éstos han concluido que este tipo de castigo es la máxima degradación de los derechos humanos argumentando que no tiene poder especial para reducir la delincuencia ni la violencia política, además de que no ha demostrado que disuada del delito con más eficacia que otras penas. 

No existe en la actualidad evidencia de que la aplicación de la pena de muerte haya causado un beneficio en la reducción de la comisión de delitos. Y por el contrario, las cifras más recientes recopiladas en países donde no existe la pena capital no demuestran que la abolición haya producido efectos negativos en la sociedad. 

 De acuerdo con Amnistía Internacional, en Estados Unidos se contaba con un índice de delincuencia de 5.5 cuando se aplicaba la pena de muerte en contraste con un índice de delincuencia de 3.1 cuando la pena de muerte no era aplicada. 

Ésta es la mayor evidencia y la más certera de que la aplicación de la pena de muerte no va ligada con la comisión del delito.

 Anuncios
La pena de muerte en nuestro país no reducirá la comisión de delitos, ésta no es la solución para la crisis de inseguridad que estamos viviendo.

 La gran impunidad que existe en nuestro país extingue el efecto de que el crimen va a disminuir con la aplicación de este castigo. Las penas que contempla nuestra legislación están bien establecidas.

 Es entonces cuando el problema surge en torno a su aplicación. La pena de muerte fue prevista en la constitución por muchos años y sólo fue aplicada en pocas ocasiones, posteriormente se firmaron tratados internacionales para prohibir la aplicación de la misma haciendo alusión a los derechos humanos. 

 ¿Por qué entonces pensamos que agravando el castigo de prisión a muerte se podrá reducir la comisión de delitos? 

Más allá de reducir el índice de criminalidad sólo nos causaría más problemas, como demostramos con cifras, las pena de muerte no ha favorecido a países como Estados Unidos, por el contrario, los índices de delincuencia aumentaron. 

La solución va más allá, parte de principios, de fomentar la educación y de reestructurar el sistema de impartición de justicia, para que entonces se pueda combatir la impunidad, el verdadero problema que enfrenta nuestra sociedad. Nacionales

Con información de somosanonymous.com

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario