Facebook

"59... 80" la magia electoral priista ¡ Así cuento el INE ! IMPORTANTE DIFUNDIR


Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
   
DEBEMOS ELIMINAR LAS PENSIONES MILLONARIAS A LOS EXPRESIDENTES DE MÉXICO, APOYANOS CON "UN ME GUSTA"
 
Las elecciones mexicanas en las que todos ganaron fueron las que menos dieron para celebrar. El gobernante PRI consiguió retener su principal bastión, el Estado de México, según los primeros datos preliminares, rechazados por el izquierdista Morena. 

La mínima ventaja, pese a todo, confirma el desgaste del partido gobernante y el crecimiento del movimiento del dos veces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, creado hace apenas tres años. 

Además, el triunfo del PRI en el Estado de Coahuila, pese a los casos de corrupción de los hermanos Moreira y la consolidación de la alianza entre el conservador PAN y la izquierda del PRD en Nayarit y Veracruz auguran un incierto año electoral, que no tendrá freno hasta las presidenciales de julio de 2018.



Anuncios 

  La batalla en el Estado de México se preveía tan ajustada que los dos principales candidatos, Alfredo del Mazo (PRI) y Delfina Gómez (Morena) se proclamaron vencedores. Con el 97% de los votos escrutados de forma preliminar, Del Mazo aventaja en menos de tres puntos a Gómez: 33,7% por 30,8%. 

Estos resultados, sin embargo, fueron rechazados por Morena. Los resultados definitivos no están previstos para antes del miércoles.

 La jornada en el Estado de México estuvo marcada por las denuncias de compras de voto de lado y lado y las presiones para que la gente se quedase en casa y no fuese a votar. 

No obstante, el porcentaje de participación, del 52,5% según las proyecciones de la mañana del lunes, fue significativamente superior al de otras ocasiones: seis puntos más que en 2011 y casi 10 si se compara con 2015. 

Las expectativas de una elección tan cerrada y que fuese la última gran prueba antes de las presidenciales, hacían esperar, no obstante, una mayor participación.

 Anuncios
Las elecciones del domingo fueron también el punto de partida de las presidenciales de julio de 2018. De confirmarse, la victoria por la mínima de Del Mazo supone un balón de oxígeno para el PRI, que consigue retener uno de sus principales feudos. 

La caída, sin embargo, es considerable. Hace seis años, el actual gobernador, Eruviel Ávila, ganó con el 64% de los votos, 30 puntos más de los que ha conseguido Del Mazo según los primeros resultados. 

“No han ganado porque les haya ido bien, sino porque el enojo se ha fragmentado”, considera Jesús Silva-Herzog, analista político. Entre Morena, el PAN y el PRD sumaron más del 60% de los votos en el Edomex. “Para el PRI es un triunfo muy sufrido, muy justito, Es una victoria que tiene sabor a derrota”, opina Carlos Bravo. 

El triunfo de Del Mazo supone un espaldarazo para su primo, el presidente, aunque, a juicio del analista, Peña Nieto no debería estar exultante. 

“Sale reforzado mínimamente, debería estar muy preocupado para 2018. Podrá haber dormido tranquilo la noche electoral, pero no después”.

Con información de internacional.elpais.com

 Anuncios

Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario