En la vida de cada político "tranza", atrás hay una mujer interesada y corrupta Mujeres que se venden

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
 
   

La corrupción no puede esconderse bajo el tapete o dejarse fuera de la recámara. Es imposible imaginar que un esposo o esposa que desempeña un cargo público y que comente actos de corrupción, pueda escondérselos a su pareja.

 Es en la recámara donde se construye la complicidad en torno a la corrupción, junto a ella están los regalos, los lujos, las casas, los yates que inexplicablemente el sujeto corrupto hace de su propiedad y para disfrute de u familia, su pareja lo sabe y seguramente es parte del nefasto acto de corrupción o simplemente es el actor principal de un silencio cómplice y cómodo.

 La periodista Alma Delia Murillo escribe para SinEmbargo un artículo reflexivo sobre las esposas de políticos vinculados con actos de corrupción en México. Dice ella: "Pero es difícil imaginar, por ejemplo, que una persona, luego de cinco, diez o veinte años casada con otra, no sepa quién es ese ser humano con el que comparte la cama, las mañanas, la crianza de los hijos, las situaciones más pedestres y también las más complejas.



Anuncios 


 Llevo días pensando en la obscena lista de los ex gobernadores y altos funcionarios casi todos priistas (aunque también los otros partidos aportan su cubo de mierda) que hoy están prófugos de la justicia, con una orden de aprehensión o en la cárcel gozando de comodidades VIP con los mejores servicios incluidos. 

Prácticamente todos los casos tienen algo en común: las esposas, sus mujeres, esas que eligieron a Tomás Yarrington o Javier Duarte como el hombre del que sólo la muerte las separaría, hoy están libres, fuera de México y derrochando una fortuna que se alimentó del erario público y, por más fatalista que suene, también de los miles de muertos que la guerra de la narco política ha provocado". Agrega: 

"Estas mujeres se refugian en Londres o en bucólico pueblito de Francia, en Miami, se distraen saliendo de compras en Houston y un faraónico etcétera que hace arder la sangre de quien tenga sangre en las venas y comprenda lo indignante que resulta que en un país como este, con más de cincuenta millones de mexicanos en situación de pobreza (patrimonial, extrema, alimentaria); esa dinastía de políticos saqueadores y ladrones, luego de hacer sus cuentas, calculen que salen ganando incluso si se entregan o se dejan atrapar pues de cualquier manera, después de diez o quince años estarán libres y sus familias disfrutarán de una fortuna asegurada por generaciones. 

Ya estoy escupiendo verde" Algunas de las preguntas planteadas en el artículo son: ¿Qué piensan estas mujeres? ¿Qué explicación se dan a sí mismas para poder dormir en paz? ¿Por cuántos millones de dólares se vende no sólo el alma propia sino también la de tus hijos cuando sabes que sus lujos vienen de una espesa corrupción que incluye crímenes sanguinarios?

 Anuncios
Por supuesto que todas ellas tienen cargo de conciencia, Karime es el mejor ejemplo de ello. El escrito que se encuentra en su diario "Mereco Abundancia" es reflejo de la culpabilidad que cargaba y, seguramente, sigue cargando Karime. Ella, posiblemente más que ninguna, estuvo involucrada en los desvíos y actos de corrupción que se vivieron en Veracruz por años. 

Ella es beneficiada de toda esa porqueria: yates, residencias, viajes, estéticas, looks y ajuares que siempre trataron hacer discreta su mala fortuna con la belleza, fue una vida que se dio con gusto, pero a conciencia de que lo hacía con dinero que no le pertenecía. Después de todo esto, México debe transitar a una legislación que castigue la complicidad familiar con la corrupción. Todos sabemos que la familia son de las cosas sagradas para los políticos. 

Si tocamos esa fibra, si los políticos saben que al ser descubiertos de haber cometido actos de corrupción, además de recibir un castigo en carne propia, también serán castigados los integrantes de su familia que de alguna manera gozaron con el dinero devenido de ese acto, posiblemente, estemos transitando a un verdadero combate a esta nefasta práctica que es tan común en nuestro país como un juego de fútbol dominical.

Con información de www.sinembargo.mx

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario