8 de cada 10 mexicanos reprueban a EPN; 7 de cada 10 quiere fuera al PRI.

Dale me gusta si apoyas al Dr Mireles, tu apoyo es muy valioso.


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
 
   
DEBEMOS ELIMINAR LAS PENSIONES MILLONARIAS A LOS EXPRESIDENTES DE MÉXICO, APOYANOS CON "UN ME GUSTA"
 
El tema de la Reforma Energética que percibe la ciudadanía en la administración de Peña Nieto es uno de los factores que inciden en la baja calificación del Presidente. De acuerdo la encuestadora GEA-ISA al cierre del primer trimestre de 2017, el quinto año de mandato de Enrique Peña Nieto, cuya popularidad sigue en picada, 19% de los mexicanos aprueba la gestión de Peña Nieto, mientras que un 77% lo reprueba. 

Hoy 74% quiere que gobierne un partido distinto al PRI. Son cifras que han venido cayendo desde 2014, cuando las crisis como el escándalo de la Casa Blanca de Las Lomas o la desaparición de los 43 normalistas golpearon severamente la percepción ciudadana de su presidente. “El ánimo social es malo”, dijo Guillermo Valdés, socio de GEA y presentador del estudio. Los mexicanos perciben que el país está peor en lo económico y en lo político, y esperan que empeore el año que viene. 

“El pesimismo está instalado en la sociedad”. Las reformas estructurales también están en rechazo por los mexicanos, 53% está a favor de la derogación de la Reforma Educativa, mientras 39% por que se mantenga; 50% está por la derogación de la Reforma Financiera contra 22% por que se mantenga, respecto a la Reforma Hacendaria 51% está por su derogación y 23% para que se mantenga. La Reforma Energética, que es la peor valorada, con un 61% de los encuestados que desean su derogación, contra 20% por su continuidad.



Anuncios 


 Según la encuesta, un 41% de los mexicanos está “totalmente enojado” con el gasolinazo; un 26% está “muy enojado” y un 17% está “enojado”. Sólo se declara “nada enojado” un 4% de los encuestados, lo que indica un descontento generalizado con la medida que se extiende entre ocho de cada 10 mexicanos.


Y es que el incremento a los combustibles perjudicó la ya deficiente imagen que la población tiene de las reformas estructurales emprendidas por esta administración, particularmente de la energética, que es la peor valorada, con un 61% de los encuestados que desean su derogación.

 “La sociedad no percibe los cambios modernizadores que han traído las reformas”, dijo Valdés. A todo lo anterior se suma la grave crisis de seguridad que vive el país. De acuerdo con la firma, los homicidios dolosos se incrementaron el año pasado un 22% y sólo en los primeros dos meses de 2017 el aumento ha sido de un 30%. “La velocidad con la que están creciendo los homicidios es cada vez mayor”, dijo Valdés. Sólo el febrero pasado ha sido el mes más violento desde 1997.

 “A este ritmo superaremos en violencia al año 2011, el año más violento del gobierno de Calderón”, apuntó. En comparación con marzo del año pasado, los homicidios dolosos han aumentado en 25 de las 32 entidades federativas de México, con Baja California Sur a la cabeza.

 Anuncios
GEA-ISA y los autores de la encuesta atribuyen este repunte en la violencia, en primer lugar, a la fragmentación de los carteles del narcotráfico en varias bandas delictivas que son más violentas que las originales; la extradición de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que ha propiciado una batalla por el control del Cartel de Sinaloa; el crecimiento del tráfico de la heroína y las metanfetaminas, que ha suscitado combates por el control de los campos de amapola en Guerrero; los cambios en los gobiernos estatales y los respectivos reacomodos políticos y ruptura de acuerdos previos; así como la implementación defectuosa del nuevo sistema de justicia penal, que ha propiciado un incremento de la impunidad. 

 Un gobierno acotado, con mínimo respaldo social, poco dinero para gastar y sin recursos frente a la crisis de inseguridad, es el diagnóstico que hace la encuesta. Este conjunto de factores ha creado entre la población un rechazo al partido en el gobierno que no se veía desde el año 2000, cuando se dio la transición política en la presidencia. Hoy el 74% de los mexicanos quiere que gobierne un partido distinto al PRI, lo que arrincona las perspectivas del partido de Peña Nieto de cara a las elecciones de 2018.

Con información de regeneracion.mx

 Anuncios


f
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario