Predicadores de la prosperidad usan aviones privados para no viajar con "demonios"


Foto de AcontecerCristiano.net  Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
   
 Kenneth Copeland y Jesse Duplantis afirman que prefieren viajar en aviones privados de lujo, para evitar volar con un montón de "demonios" en las lineas comerciales. 

 Los tele evangelistas defendieron su propiedad a los jests privados, porque así se acomodan al horario y pueden viajar en cualquier momento, además que tienen privacidad para orar y gritar sin que nadie los catalogue de locos, según Christian News. 

 Duplantis relató de cómo Dios le dijo en un vuelo de regreso a casa, que su fe estaba "estancada". Según el predicador, Dios le preguntó si le gustaba su avión, y este le respondió que si, y Dios le contestó ¿Vas a dejar tu fe estancada?.

 Anuncios
 
 Copeland interrumpió y dijo: "No se puede hablar con Dios en un avión comercial" y añadió: "El mundo está de tal manera que no podemos llegar sin esto. Tenemos que tener el jet, allí si podemos orar a Dios libremente". 

 Aunque Copeland dijo que no quería volar con un "montón de demonios", momentos más tarde alegó que necesitaba el jet privado para ayudar "alcanzar a los perdidos". 

 "Tenemos un mundo que se muere al rededor de nosotros, tenemos una nación agonizante", dijo Copeland. "No podemos ir a las líneas aéreas comerciales". 

 Anuncios
El año pasado, el predicador de prosperidad Creflo Dollar, un amigo de Copeland y Duplantis, generó polémica por pedir una donación para comprar de un jet privado, valorizado en $ 65 millones de dólares. 

 "Si yo quiero creer a Dios por un avión de $ 65 millones, no puedes detenerme. No me puedes dejar de soñar", dijo durante un mensaje en el que se dirigió a los que se opusieron a su pretensión.

 Con informacion de AcontecerCristiano.Net

Anuncios

 
 Nuestra inteligente policía, detiene a peligrosa mujer de la tercera edad por vender dulces, es sumamente importante difundir este material.
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada