Le robaron su auto en la iglesia “Pare de Sufrir”


Foto de Internet/ Dale me gusta si apoyas a Carmen Aristegui
 
 Hace unos días, mi esposa y yo, decidimos acudir a la iglesia que se anuncia en la televisión como Iglesia Universal del Reino de Dios (Pare de sufrir) ya que queríamos probar otra forma de buscar la paz espiritual que nos hace falta. 

La verdad es que luego de ver el programa, nos convencimos de que necesitábamos como pareja sanar viejas heridas espirituales, por lo que llegamos a lo que antes era conocido como un cine, ahí por el rumbo de Santiago. 

 Al entrar, se sentía un raro ambiente, de inmediato se dieron cuenta de que no éramos “clientes habituales” del lugar, el encargado del estacionamiento nos preguntó si era la primera vez que íbamos a lo que le dije que si, de inmediato nos informó en donde estacionarnos con una amabilidad rimbombante. 
Anuncios
Entramos y el “culto” era muy distinto al que conocíamos en la iglesia católica, cánticos en un lenguaje extraño y alabanzas poco entendibles. De pronto, de la nada, salió el “sacerdote” un hombre que enseguida se ve que no es yucateco y dijo que ese día era glorioso, que Dios le había hablado y que iba a dar muestras de su gracia, de inmediato se acercó hacia mi, le dijo a todo el público que esa tarde me iba yo a ir “caminando” a mi casa, que iba a hacer el milagro; los feligreses celebraron con júbilo la noticia mientras mi esposa y yo nos veíamos extrañados, intentaba decirle que estaba equivocado, pero cuando intentaba pararme el “pastor” me detenía, mientras que hacía invocaciones y le repetía a la gente que él podía hacer posible lo imposible, que yo había llegado con una “maldición” pero eso se iba a romper en ese momento- 

 Ahora si, dejó que me pare y los feligreses enardecieron: Milagro! Gritaban muchos, mientras que el pastor seguía con otras personas, lo demás fue incierto, llegó el momento de pedir los diezmos y se nos recalcó que la ofrenda debía ser onerosa, ya que habíamos recibido un gran milagro, dimos una cantidad considerable y decidimos alejarnos en ese momento, mientras el líder de dicha secta gritaba que éramos unos mal agradecidos, que yo había recibido un milagro y que a pesar de irme caminando, había pagado mal a la iglesia. 

Entre reproches y miradas de desaprobación, salimos del lugar y nos encaminamos al estacionamiento.

Anuncios
Oh sorpresa! En el estacionamiento no estaba nuestro auto, buscamos al encargado que antes había sido amable y nos dijeron que se encontraba ocupado, nadie del lugar sabía darnos explicación alguna sobre nuestro auto; ya molesto, irrumpí en las oficinas y exigí que me den una explicación, les dije que en ese mismo momento pondría la denuncia correspondiente contra el lugar, la respuesta fue la misma, “no sabemos nada” así que haga lo que quiera.

 El pastor al parecer si tuvo razón en algo, esa noche, me fui caminando a mi casa, sin vehículo y temeroso por las posibles repercusiones que esto traería a mi vida, aún así, me armé de valor y puse la denuncia correspondiente.

 Luego de la entrevista con los agentes ministeriales, entendí que estas situaciones ocurrían muy seguido pero pocas personas se atreven a denunciar, igual los vehículos pocas veces se recuperan. 

 Al cabo de una semana, mi vehículo fue encontrado en una plaza comercial, no se encontraron huellas y al parecer no le robaron ni una pieza, solo documentos personales míos y de mi esposa, lo cual nos llena de temor, pues saben donde vivimos y tal vez nos estén vigilando, por eso es que les envío este correo, para que den a conocer esta historia y alertar a la gente que tengan mucho cuidado con esta secta, cuidado con quienes deciden poner su fe y la “salvación de su alma”.

 Con informacion de diarioyuca.

Anuncios

 
 Nuestra inteligente policía, detiene a peligrosa mujer de la tercera edad por vender dulces, es sumamente importante difundir este material.
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada