No quiso ser atendida por una mujer de color y obtuvo la mejor respuesta posible

Foto de Internet
  Dale me gusta

El personal de una cafetería australiana se solidarizó con una de sus empleadas que fue discriminada por una de las clientas, al rechazar ser atendida por ella por ser de color. Al momento de llegar al mostrador, la mujer en silla de ruedas pidió que le llevaran “a una señorita blanca”. 

Josie Ajak, inmigrante sudanesa, le dijo que no había problema, que esperara a un costado del mostrador. Después Josie informó a sus compañeras que la mujer no sería atendida por racista y continuó atendiendo a los demás clientes.

Anuncios.
Al cabo de un rato la mujer se retiró pues estaba siendo ignorada por el personal. “Me observó molesta, con una mirada malvada”, menciona Ajak. 

 Uno de sus compañera, Jade Arévalo se solidarizó con Ajak y compartió la anécdota en Facebook, con el mensaje: “Josie es una de las personas más buenas y amigables que uno podría conocer. No mereció ser excluida de esa manera”.

Anuncios.
“La próxima vez que vengas al local y quieras una bebida, dale un abrazo a Josie y saluda. Tienes suerte de que ella no defecó en tu torta como hizo esa mujer en The Help (una película con una escena como la descrita)”, agregó. 

 Miles han mostrado su apoyo a Josie, quien ha recibido llamadas de diferentes partes del mundo para felicitarla por su reacción y apoyarla. Incluso las trabajadores usan una playera con el lema “Sin tiempo para el racismo“.

Con informacion de mientrastantoenmexico

Anuncios.

Si piensas que la primera dama es una vergüenza para el país, te invito veas este vídeos y lo puedas compartir, es sumamente importante difundir este material.
Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada