Los 10 personajes más corruptos de México.


Foto de Internet
Líderes sindicales y políticos son los más corruptos en México, según dio a conocer Forbes en Estados Unidos. La lista incluye a cinco ex gobernadores, dos funcionarios del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, dos dirigentes gremiales y el hermano de un ex presidente; de ellos, sólo dos se encuentran presos.

 El reporte menciona a la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, como una de las personas más corruptas del país.

 Ella mantuvo el poder del gremio más numeroso de América Latina, con alrededor de un millón 300 mil afiliados, con cuatro diferentes mandatarios federales -Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón-. La mandamás sentista está presa desde el 26 de febrero de 2013, pero se encuentra en el Hospital General Torre Médica Tepepan, del Centro de Reinserción Social Femenil del mismo nombre, de la capital del país, donde recibe atención médica. La acusan de malversar 200 millones de dólares, y de los delitos de defraudación fiscal y lavado de dinero. 

 Carlos Romero Deschamps, líder del Sindicato Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), también se ha encontrado envuelto en sospechas por tráfico de influencias y enriquecimiento personal, con perjuicio a Petróleos Mexicanos (Pemex) de unos mil 500 millones de pesos y hasta el momento la “ha librado”. Además es senador de la república.

Anuncios.
El otrora hermano incómodo, Raúl Salinas de Gortari, está en la lista Forbes. Pasó 10 años en la cárcel por una acusación de homicidio de alto perfil, pero fue absuelto en 2005, y en julio pasado un juez mexicano lo exoneró de los cargos por enriquecimiento ilícito, y ordenó que le fueran devueltos 19 millones de dólares depositados en 12 cuentas bancarias, así como 41 propiedades. Actualmente se encuentra libre.

 Genaro García Luna, titular de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) federal bajo la administración de Felipe Calderón, fue blanco de críticas por el uso de recursos públicos para la autopromoción y el abuso de poder expuestos por la prensa mexicana. Desde que concluyó la administración pasada no ha sido visto. Otro que sí se encuentra preso es el ex gobernador de Tabasco Andrés Granier Melo, detenido el año pasado por cargos de corrupción, malversación de fondos, evasión de impuestos y lavado de dinero. En una conversación filtrada a los medios de comunicación, Granier se jactaba de ser dueño de 400 pares de zapatos, 300 trajes y mil camisas, compradas en tiendas de lujo de Nueva York y Los Ángeles. 

Igual que Elba Esther Gordillo, se le atiende médicamente en el Hospital General Torre Médica Tepepan. Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas fue acusado a principios de diciembre del año pasado por cargos de crimen organizado y lavado de dinero en Texas, por lo que el gobuerno de Estados Unidos pide sea capturado y extraditado a ese país. 

Según las acusaciones en su contra, habría recibido sobornos de los principales grupo del narcotráfico en Tamaulipas, entre ellos el Cártel del Golfo. Como mandatario de Coahuila, Humberto Moreira aumentó la deuda del estado en más de un centenar de veces, pasando de 200 a 35 mil millones de dólares, propiciando la peor crisis en la historia de aquella entidad. Hasta el momento no pesa ninguna acusación en su contra.

Anuncios.
Uno más de los corruptos es el ex gobernador de Veracruz Fidel Herrera, quien recibió acusaciones de sostener nexos con el Cártel de Los Zetas, aunque no tiene ninguna acusación formal, ni se sabe sea investigado. Arturo Montiel, ex gobernador del Estado de México y miembro del Grupo Atlacomulco del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se encuentra acusado de por su ex esposa, Maudi Versini, de secuestrar a sus tres hijos.

 Asimismo, fue blanco de acusaciones por la posesión de mansiones millonarias y transacciones bancarias en México y Francia. No se encuentra bajo investigación por parte de las autoridades.

 Completa la decena de los más corruptos según Forbes, la ex vocera de Felipe Calderón, Alejandra Sota. A ella la indagan autoridades mexicanas por la presunta malversación de fondo y tráfico de influencias. Es acusada de favorecer a amigos y antiguos compañero de clase con los contratos gubernamentales cuando se desempeñó como funcionaria. Asiste a la escuela de posgrado en la Escuela Kennedy de Harvard a pesar de que no tiene título universitario. 

En este caso, el 29 de mayo de 2014, la Secretaría de la Función Pública determinó que Sota no se enriqueció ilícitamente cuando fue funcionaria pública. Después de una investigación realizada a la evolución patrimonial de la ex funcionaria y su cónyuge, no se encontraron irregularidades, por lo que la secretaría determinó que su patrimonio es consistente con sus ingresos.

Anuncios.

Comparte en Google Plus

About

1 comentarios:

  1. solo te faltaròn 99.000.000. de mexicanos incluyendo obispos cardenales y todos los hijos de ex diputado ex senadores ex presidentes etc etc, etc. etc.

    ResponderEliminar