Confirman que concuño de Carlos Salinas es el encargado de subastar y rematar a Pemex


Foto de Internet

Las funestas predicciones que hicimos en este medio alternativo sobre el futuro de la empresa nacional más importante de la historia, Petróleos Mexicanos (Pemex), fueron confirmadas por la gran periodista Ana Lilia Pérez, especialista en temas de corrupción y narcotráfico dentro del sector energético, en un artículo publicado este lunes en la revista Newsweek.

 El texto titulado, "Se prepara la subasta de Pemex", que además figura en la portada del mencionado medio estadounidense en su edición en español, confirma que la consigna del actual régimen usurpador es desmantelar a la hoy llamada “empresa productiva del Estado, para entregarla por piezas al sector privado y con ella liquidar a la industria energética nacional, pues la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sufrirá igual destino. 

 Dichas intenciones fueron públicamente notorias luego de la imposición de Emilio Lozoya Austin en la dirección de la petrolera, a principios del actual espuratio. Apenas llegó a la paraestatal, Lozoya aumentó la deuda para poder entregar tres gordos contratos a la constructora española OHL, una de las consentidas del asesino de Atenco desde que desgobernaba el Estado de México. Hasta antes de la imposición de Peña en Los Pinos, OHL nunca había obtenido contratos públicos en el sector energético.

Anuncios.
En total, según la investigación de Ana Lilia Pérez, la empresa española se llevó 927 MILLONES 676 MIL 159.35 PESOS por la construcción de una planta de hidrógeno en Nuevo León; otros MIL MILLONES DE PESOS por el desarrollo de diversos trabajos en la refinería de Ciudad Madero, Tamaulipas, así como 453 MILLONES 870 MIL 000.96 PESOS por una estación de bombeo en Salamanca. 

Aquella sería la gran aportación de Lozoya a la riqueza de su patrona española. En adelante, se dedicó a viajar y a engrosar las filas de acarreados en las giras internacionales de su otro jefe Peña Nieto. 

Sin embargo, entre él y sus subalternos entregaron un sinfín de contratos por comisión osea con una tajada para ellos a empresas privadas nacionales y extranjeras, que sólo resultaron en pérdidas para Pemex.

 Al reparto de contratos millonarios súmese el brutal endeudamiento para pagarlos, la caída estrepitosa en la producción de crudo y el fracaso rotundo en las estrategias& para frenar el robo de hidrocarburos, que aumentó como nunca en la historia con Lozoya al frente de la otrora paraestatal. Esto que parece un fracaso en realidad forma parte del plan con maña emprendido por el régimen para quebrar a Pemex.

Anuncios.


La sustitución de Lozoya por el concuño de Carlos Salinas de Gortari, José Antonio González Anaya, ¿tiene el objetivo de rescatar a la hoy empresa productiva del estado? Evidentemente no. Es simplemente una modificación cosmética como las que hizo el propio Salinas durante su espuriato. 

Se trata de hacer como que se hace algo diferente, cuando en el fondo la consigna sigue siendo la misma de su antecesor: QUEBRAR Y SUBASTAR A PEMEX La voluntad del [régimen usurpador] de Enrique Peña Nieto, a través de la SHCP, Sener, CNH, FMPD, Pemex y CFE, principalmente, es destruir las ahora llamadas ‘empresas productivas del Estado’, a través de decisiones presupuestarias, de mercado, competencia, jurídicas y de comercio, que conducen a su sustitución por bancos y corporaciones privadas nacionales y extranjeras”, confirmó el académico Alberto Montoya Martín del Campo, catedrático de la Universidad Iberoamericana. 

 Se trata de conducir a México de una condición de independencia y soberanía energético-industrial, a una condición de dependencia energética y control directo de territorios, yacimientos, infraestructuras y funcionamiento de las empresas energéticas, por corporaciones privadas y extranjeras, sentenció el analista. Lo hemos dicho hasta el cansancio con palabras simples y lo confirman los propios intelectuales y tecnócratas neoliberales. 

¿Qué más necesitan para darse cuenta? Peña Nieto y su grupo fueron impuestos en la presidencia para acabar de entregar lo que queda de la riqueza natural, energética, planta productiva e infraestructura nacional, a las trasnacionales que fraguaron esa imposición. 

Fuente: Notigodinez 

Anuncios.

Comparte en Google Plus

About

1 comentarios:

  1. Eso pasa en los paises donde sus nacionales no saben, no pueden o no quieren administrar sus empresas. Terminan "privatizandolas" .
    Igualmente no desfallezcan.
    En Argentina, los mismos que, durante el gobierno de Menem, ayudaron y empujaron oportunamente la privatizacion de YPF (empresa igual a vuestro PeMex)fueron los Kirschners y cuando llegaron ellos al poder la re-estatizaron.
    Parece que el negocio está en cada vez que la cambian de estado jajajajajaj.

    ResponderEliminar