El Veracruz más pobre: Moisés perdió los brazos por defender su milpa, lo único que tenía…


 
Foto de Internet
Xala, una localidad enclavada en la sierra de Zongolica, en el municipio más miserable de Veracruz. Ahí abundan el hambre y las sequías. Un lugar divorciado de los programas de asistencia social; inexplorado para los candidatos que rapiñan el voto. 

 Allí, vive don Moisés Xochiquisqui Zopiyactle, el hombre más empobrecido de la comunidad de Xala, perteneciente a Mixtla de Altamirano. El hombre no solo está atorado en la marginación como los otros 327 lugareños. Hace diez años le arrancaron su fuente de trabajo en una riña, a punta de machetes.

 –Mis dos brazos volaron como troncos y hubo harta sangre –es lo poco que recuerda

Anuncios..
De acuerdo con los lineamientos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, (Coneval), “una persona se encuentra en situación de pobreza extrema cuando presenta tres o más carencias sociales y no tiene un ingreso suficiente para adquirir una canasta alimentaria”. 

 Son seis los aspectos que se toman en cuenta: el rezago educativo, las carencias por acceso a los servicios de salud, por acceso a la seguridad social, por calidad y espacios de la vivienda, por acceso a los servicios básicos en la vivienda y por acceso a la alimentación. Pues bien, don Moisés reúne, sin problemas, todos los requisitos para ser una de las personas más pobres en toda la República Mexicana, el Coneval reporta que son 55. 3 millones los mexicanos en pobreza. 

 Según comparte el traductor desde el náhuatl, el máximo anhelo para el hombre de 57 años, sería tal cual, recuperar sus manos y solo así poder bañarse por su propia cuenta en el manantial de Xala, coger la tortilla con quelites a la hora del almuerzo y orinar sin que nadie lo ayude. Pero, sobre todo, regresar al campo y mal vender la cosecha de frijol, para, quizá, librar a su madre de lo que parece una muerte vecina, consecuencia de un racimo de enfermedades.

Anuncios.
La subagente de Xala, advierte que el hogar de don Moisés queda a unos 40 minutos caminando y no es seguro encontrarle, pues al menos un día a la semana se desplaza 50 kilómetros hasta la comunidad de Mixtla, donde se tiende en el suelo para pedir limosnas. 

 En la comunidad de Xala es necesario anunciar a todo visitante, “es mejor que la gente esté enterada”, dice la subagente quien recuerda que en mayo de 2005 un maestro de la escuela primaria fue asesinado. El presunto delito del docente fue meterse con una mujer ajena. Su castigo, 36 machetazos que le destrozaron el rostro. Uno de los agresores fue su alumno y tenía 16 años. 

 ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO

Anuncios.

Comparte en Google Plus

About

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada